CandidiasisWeb utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y para obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
logo candidiasisweb

CandidiasisWeb

Menu

Endoscopia digestiva o gastroscopia

Una endoscopia digestiva es una prueba diagnóstica mediante la cual se realiza una exploración del esófago, el estómago y el duodeno mediante la introducción de un endoscopio a través de la boca.

Endoscopia digestiva o gastroscopia

La endoscopia digestiva alta o gastroscopia, es una prueba diagnóstica que se utiliza para explorar el aparato digestivo superior, el esófago y el duodeno gracias a la microcámara que posee el endoscopio en su extremo. Dicho endoscopio, posee un tubo de un centímetro de diámetro que se introduce a través de la boca y transmite las imágenes a un monitor. Esta prueba suele realizarse tumbado sobre el costado izquierdo y además también sirve para realizar otros procedimientos como extirpar pólipos, sacar cuerpos extraños, etc.

¿Qué es?

La endoscopia digestiva alta o gastroscopia es una prueba médica que sirve para diagnosticar problemas en el aparato digestivo superior, el esófago y el duodeno.

Se realiza por medio de un endoscopio, que es un aparato que consiste en un tubo flexible de un centímetro de diámetro que y algo más de 1 metro de largo. Dicho endoscopio se introduce por la boca y se hace avanzar por todo el aparato digestivo superior, lo que permite ver el interior del mismo gracias a la cámara de vídeo que tiene en su extremo y cuya imagen transmite a un monitor.

¿Por qué se realiza una Endoscopia digestiva?

A continuación se muestra una lista con los motivos más frecuentes por los que se puede solicitar la realización de una endoscopia digestiva alta o gastroscopia:

  • Estudiar problemas del esófago como esofagitis, estrechamientos del esófago o tumores.
  • Estudiar problemas del estómago como gastritis, úlceras gástricas o tumores.
  • Estudiar problemas del duodeno como la úlcera duodenal.
  • Diagnosticar una hernia de hiato o un reflujo gastroesofágico.
  • Encontrar la causa de un vómito con sangre (hematemesis).
  • Cuando se sospecha que una anemia ferropénica se debe a una pérdida crónica de sangre por el tubo digestivo superior.
  • Ante la presencia de heces negras (melenas) que se deben a la mezcla de heces con sangre digerida originada por una hemorragia del intestino superior.
  • Encontrar la causa de síntomas como dolor abdominal superior, dificultad para tragar (disfagia), vómitos, o una pérdida de peso no explicada.
  • Para controlar el riesgo de sangrado o rotura de las varices esofágicas que se producen durante la cirrosis hepática.
  • Tomar muestras para diagnosticar enfermedades como la enfermedad celiaca, la infección por Helicobacter pylori (una bacteria muy relacionada con la úlcera gastroduodenal) o tumores digestivos.
  • Permite acceder a la salida de la vía biliar en el duodeno. Allí se puede inyectar un contraste para dibujar la vía biliar y pancreática y diagnosticar enfermedades a este nivel. Esta prueba se llama colangiografía retrógrada endoscópica.

Además de para diagnosticar enfermedades digestivas, la endoscopia puede utilizarse en los siguientes casos:

  • Sacar cuerpos extraños que puedan haberse tragado y enclavado en el intestino superior.
  • Dilatar el esófago en casos de estrechamientos esofágicos, como el que se produce en una enfermedad denominada achalasia o acalasia.
  • Extirpar pólipos del intestino superior.
  • Tratar sangrados digestivos por medio de la cauterización del vaso sangrante o ligando varices esofágicas que puedan sangrar.

Preparación para la prueba

Antes de realizar esta prueba es importante tener en cuenta:

  • Duración: para realizar esta prueba serán necesarios de 15 a 30 minutos, aunque en determinados casos puede llevar más tiempo especialmente si se lleva a cabo algún procedimiento terapéutico o toma de biopsias.
  • Ingreso: la prueba puede hacer de forma ambulatoria.
  • ¿Es necesario ir acompañado?: se suele administrar un sedante para estar tranquilo durante la prueba, por lo que es recomendable que le acompañe alguien para llevarle luego a casa.
  • Medicamentos: no es necesario tomar ninguna medicación especial.
  • Comida: para facilitar la exploración y evitar vómitos es necesario permanecer sin ingerir agua ni alimentos durante las 6-8 horas previas a la prueba.
  • Ropa: puede llevar la ropa que desee pero conviene que sea fácil de quitar, pues será necesario quitarse parte de la ropa para ponerse una bata que le facilitarán en el hospital.
  • Documentos: Debe leer atentamente y firmar el consentimiento, que es un documento donde le explican en qué consiste la prueba y sus posibles riesgos.
  • Contraindicaciones: No conviene hacer una gastroscopia en los siguientes casos:
    • Patologías intestinales que puedan empeorar con la realización de la prueba, como una perforación del intestino superior, cirugías intestinales recientes, etcétera.
    • Enfermos "inestables" o graves con hipotensión importante, arritmias graves, insuficiencia respiratoria, etcétera.
    • El embarazo es una contraindicación relativa.
    • Patologías que limiten la movilidad del cuello e imposibiliten la introducción del endoscopio como una escoliosis cervical grave.
    • Problemas de coagulación graves.
  • Embarazo y lactancia: en general debe evitarse la realización de esta prueba, aunque en ocasiones se puede realizar si se considera que los beneficios son mayores que los riesgos.

¿Cómo se realiza una Endoscopia digestiva?

Para realizar la gastroscopia el médico introduce un tubo flexible por la boca con el objetivo de realizar una exploración del sistema digestivo superior gracias a la microcámara que el endoscopio posee en su extremo. Además, se pueden acoplar otros útiles de trabajo de pequeño tamaño con los que el médico puede realizar otras operaciones como, por ejemplo, la extirpación de pólipos.

Para realizar esta prueba el médico suele necesitar la ayuda de un asistente. Además, el médico, suministrará al paciente algún medicamento para facilitar la relajación e incluso, la somnolencia durante la prueba. En muchos casos el paciente no recuerda nada acerca de la prueba.

El médico colocará un aparato en la boca para evitar que el paciente la cierre durante la realización de la prueba. También se administrará un espray anestésico en la zona de la boca y de la garganta con el fin de minimizar las molestias a la hora de introducir el endoscopio. El médico, hará avanzar lentamente el endoscopio hasta alcanzar el duodeno, pidiendo al paciente que trague cada pocos segundos, lo que facilitará el paso del tubo. Por otra parte, la endoscopia suele hacerse tumbado sobre el costado izquierdo pero, durante el proceso, es probable que el doctor pida al paciente que cambie de posición para explorar mejor alguna zona.

Durante todo el proceso, el doctor puede ver en una pantalla anexa todo lo que está registrando el endoscopio. Además, también puede añadir otros utensilios para realizar biopsias u otro tipo de pruebas u operaciones en el mismo momento de la exploración.

Resultados de una Endoscopia digestiva

Durante el proceso de exploración de la endoscopia digestiva alta el médico puede ver la superficie del intestino, con lo que puede diagnosticar directamente muchas patologías. En algunos casos, es posible que adelante algún resultado al paciente en el mismo momento de realizar la prueba. El especialista hará un informe escrito que le entregará a los pocos días de la realización de la prueba, posiblemente junto con algunas fotos de posibles hallazgos patológicos como pólipos o úlceras.

En caso de que se hayan tomado muestras para biopsias deberán ser estudiadas al microscopio por un patólogo que realizará un informe con el resultado de la prueba. También puede que se hayan cogido muestras para un estudio microbiológico de posibles infecciones intestinales. Esto dará lugar a un tercer informe realizado por parte de un especialista de microbiología.

Posibles complicaciones

La endoscopia digestiva alta o gastroscopia es una prueba muy segura. Por lo tanto, no presenta riesgos y la aparición de efectos secundarios es rara. El spray anestésico que se aplica en la garganta sabe algo amargo y produce una sensación de hormigueo e inflamación en la garganta y en la lengua.

Algunas personas notan falta de aire tras la introducción del endoscopio por la boca, pero se debe a la anestesia de la garganta. Es importante estar tranquilo y hacer respiraciones lentas y profundas durante la prueba. Se pueden notar algunas molestias como náuseas, calambres abdominales o gases mientras se realiza el procedimiento. En caso de sentir alguna molestia importante se debe avisar al médico encargado de realizar la prueba.

Tras el procedimiento se suele sentir somnolencia durante algunas horas, y es probable que no se recuerde gran parte de lo sucedido. También se puede notar distensión abdominal y gases, que se irán expulsando poco a poco. En algunos casos, se puede notar alguna molestia en la garganta durante algunos días. Cuando se realiza una biopsia o se extirpa un pólipo, se puede observar que las heces son negras durante unos días al estar mezcladas con restos de sangre.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada en CandidiasisWeb no pretende en ningún caso sustituir a un servicio de atención médica, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico o elegir un tratamiento.

CandidiasisWeb no se hace responsable de las consecuencias derivadas de la automedicación ya que las recomendaciones sobre fármacos, técnicas, productos, etc. se citarán únicamente con una finalidad informativa.

Valora este artículo

Excelente
Bueno
Interesante
Mejorable